9 de octubre de 2006

Dejo la poesía a un lado...

... para cagarme en ese vil metal. Mudanza a la vista, hipoteca a la vista... disgusto a la vista después de perder ayer parte de mi (cada vez) más valioso tiempo en hacer una previsión de gastos... ¡¡¡la madre que me parió!!!!... y eso que solo me centré en los "imprescindibles" para poder entrar a vivir... ¡¡¡socorrooooooo!!!

Ayyyyns...

Lo que sonaría si tuviese un iPod: If I were a rich man... (dubidubidubidu...)

7 comentarios:

Madame M dijo...

Yo tengo una ventaja: al no tener curro fijo ni estable nunca podré ser de un Banco. Quiero verlo así para no agobiarme. Me gusta darle el dinero a alguien físico para que me preste su casa. No sé, es menos frío... Vamos, que yo tampoco tengo un chavo, hija mía. Djavan sí, a él no le hacen falta créditos... y lo ví en Madrid, en la Riviera... Y a Ben Harper no he podido verlo y, claro, zufro mucho. ¡¡Vil metal!! (sí, lo digo por los saxofonistas de Bebop)

Cecil dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Cecil dijo...

Yo aún no sé lo que es la independencia (tendré que buscar en el diccionario, qué pereza...), pero miedo me da. Menos mal que soy bastante campestre y austero. Con tener 300m2, ADSL, una tele de plasma de 421 pulgadas, un BMW o un Percebes y una chica de la limpieza simpática y resultona, me sobra.

Ayyy... tiemblo de pensarlo.

Anónimo dijo...

Yo como Cecil aún no se qué es la independencia, pero el próximo año lo sabré (es que primero tengo que saber si será en este pais o en otro y de momento eso no depende sólo de mi). En cualquier caso soy pro-alquiler, aunque en España decir eso suele implicar la respuesta automática de "alquilar es tirar el dinero".

Madame, suerte tiene usted de tener un casero físico (doy fe, que le conozco). Yo he vivido un alquiler tres años, aunque no era mío, y nunca llegamos a ver físicamente al casero, ni para firmar el contrato, ni para irnos de la casa... Aún no se si era físico o era alguna inteligencia artificial que firmaba contratos y luego los mandaba por correo.

jenny jirones dijo...

Yo también empiezo mudanza. Y además de cartas de amor con los bancos también tengo una incestuosa (porque somos todos) relación con Hacienda.
Muchos ánimos y no tantas matemáticas, que después de muchas cuentas uno acaba mareado y no por ello con más soluciones.
Besos, bella.

Norma dijo...

Ayyy... gracias por los ánimos! Jenny, espero que esté mejor, qué alegría verla por aquí!!

Alfredo dijo...

Poderoso caballero... a mí me amarga la vida. Ni alquiler, ni independencia, manutención pagada por cuestiones biológicas, jeje. Eso sí, un día me voy, cojo la guitarra, un bloc y un boli y me voy ;)