19 de octubre de 2006

Los sueños, sueños son


... me levanto hoy pensando ya en la siesta que voy a dormir en cuanto llegue a casa... pues vaya plan. Así los segundos, los minutos, las horas se hacen más eternas si cabe...
Mucho más rápido se me pasan acurrucada en el sofá, entre mantas y cojines... ahí el tiempo vuela. Mientras estoy despierta se escapa disfrutando del placer del descanso y después, cuando ya me quedo dormida...¡alegría! me puedo ir a cualquier parte, llorar, reir, gritar, bailar, cantar, sentir... mmmm... casi se me cae la babilla solo de pensarlo. Quiero irme a mi casa, comer y esconderme debajo de las mantas... y como dicen los Burgas "... quiero dormir como duermen los niños...".

Besitos para todos, espero que esteis menos perezosos que yo.

Norma

Lo que sonaría si tuviese un iPod: Moody's mood for love (Van Morrison)

7 comentarios:

Madame M dijo...

Lo mío sí tiene delito: puedo levantarme a las once y echarme una siesta sin sentir el más mínimo remordimiento ni cargo de conciencia... ¿Representará eso un síntoma de libertad o soy más vaga que la Belén Esteban?

Anónimo dijo...

Yo no siento ningún remordimiento por echarme la siesta. Tampoco lo sentiría por levantarme a las once pero es que eso simplemente no me sale. Mi problema es que hace meses que no tengo un rato para echarme la siesta. Entre francés, ruso, fotografía, físicas, tenis... Creo que este año me he pasado tres pueblos. Tengo que aprender a dosificar mis aficiones.

Madame M dijo...

Po zí, la verdad. dosifique, hombre!!

Norma dijo...

Madame, ya escribí varios comentarios en su blog y cuando intento salvarlo bitácoras me dice que tururú... ayyyns, con lo chulos y reivindicativos que me habían quedao!!!

Cecil dijo...

Después de comer siempre tengo la sana costumbre de echar una leve siesta. Tan leve que son siestas de pijama y orinal. Menos de dos horazas de siesta es raro... ¿tan poco tengo que hacer en esta vida, que tampoco tengo el más mínimo cargo de conciencia? ¿O es una anámnesis de mi vida anterior como lirón careto?

Durmamos, que el sueño es la felicidad de los miserables (dijo alguien).

Madame M dijo...

De momento ando en www.esonomelodicesenlacalle.blog.com hasta que bitácoras entre en razón o me dé por vencida. ¡Qué llorera ayer, amiga! Llevo toda la noche pensando que he "perdido" un año de comentarios, de risas, de cachondeo, de cabreos... Bueno. lo de siempre, a empezar de cero...Qué crusesita, mare!! Si algún día Bitácoras me deja a ver si corto y pego los comentarios que más me molen, pero, mierda, los suyos ya los pierdo... ¡Últimamente zufro mucho!

jenny jirones dijo...

Espero que, desvanecida la pereza, le apetezca a ud, Norma, pasarse por la fiesta/actopoético que hacemos hoy nel Barucu. A les ocho.
Un besín muy grande.