20 de noviembre de 2006

Tralará


Me preguntaron el otro día ¿Cuál dirías que es la canción de tu vida?. Lógico, me quedé totalmente en blanco porque (como todo el mundo) las canciones de mi vida son... ciento y la madre.
Claro, tengo un montón de recuerdos asociados a canciones, como el resto de la gente. Por eso no puedo comprender que alguien diga “la canción de mi vida es tal”... ¿¿¿Solo??? Imposible, no puede ser.
Pues esta persona en cuestión me decía que la suya era “Ojos verdes”... así, en frío, y ninguna más...
Me despedí y me fui a casa caminando, un poco contrariada por no haber podido contestar a la pregunta con esa rotundidad... ¿qué pasa? ¿mi vida no tiene canción?...
Y entones comencé a recordar y eran tantas, tantas, tantísimas... que podría estar escribiendo toda la mañana, y toda la tarde, y toda la noche.
Sí, queridos míos. Mi vida tiene banda sonora y las canciones viven conmigo; en sus cds, en sus vinilos, en sus cintas... ahí están, y ahí estarán.
Y es curioso que hoy escriba este post después del anterior. Esto sí que es una caja de Pandora...

Besos, buen día.

Norma

Lo que sonaría si tuviese un iPod: You’ve got a friend (Carole King)

2 comentarios:

Madame M dijo...

¡Qué tajante! De todos modos siempre me pareció de una limitación exagerada dedicarle tu vida a un único perfume, tener una única canción, comer en tu único restaurante favorito... Salvo en cosas de amor... ¡¡Viva la variedad!! (y en el amor, qué coño).

Davidik dijo...

Me pasa exactamente lo mismo y últimamente andaba yo pensando en eso a raiz del radioblog este que me he montado. No es ya que no pueda pensar en el tema de mi vida, es que ni siquiera puedo pensar en una selección de ellos. Por eso en seguida decidí persistir de intentar poner esa selección de "mis temas preferidos" y poner simpleente cosillas que me gustan y me voy encontrando por mi disco duro. Al fin y al cabo la selección irá cambiando con regularidad.