8 de febrero de 2007

No estoy empadronada... es mi carácter


... ya solo me falta eso, empadronarme. Y estoy encantada de la vida, en el pueblo... ejem, perdón... en la villa condal...
Y ya voy encontrando cosas por casa...

Bs

P.d.: y sí... tenemos una estatua de un gochu. Es genial

Lo que sonaría si tuviese un iPod: Waiting for my man (Lou Reed)

9 comentarios:

lamari dijo...

¡Anda mi madre! ¿Qué es en honor al alcalde? Tá gracioso, miralo. Bss

ani dijo...

Pero Norma, ¿de qué pueblo eres tú? o mejor dicho ¿en qué ciudad condal vives?

Norma dijo...

Jiji, villa, villa condal... hasta ahora siempre estuve en Oviedo, pero gracias a la especulación y los precios de los pisos me mudé a Noreña, un bonito pueblo a 15 min. de la vetusta ciudad de Oviedo... en fins.
Pero estoy encantá...

Lamari dijo...

¿Especulación?¿Pisos?....IMPOSIBLE....por aquí ni siquiera a 15 minutos de la comunidad de Madrid (la suma de todos) encuentras algo asequible. Que disfrute su casita. bss

Madame M dijo...

Hemos brindado la Corde, Davidik y yo por usted en "Me asomo". Lo juro. Lo hemos hecho. Me conecto s estas horas sólo para comentárselo. Tres seres humanos han pensado hoy en usted. Tenemos ganas de ponerle cara, señora.

Madame M dijo...

Y son las tres y veintiocho... ¿Qué marca este bicho?

Norma dijo...

¡¡¡Pues un millón de gracias!!! se agradece mucho, de verdad.
Espero que lo hayan disfrutado, y también espero compartir una cervecita pronto con ustedes...
Un besito bieeen gordo.

Cecil dijo...

¿Pero qué me estás contando?
Menos mal, por fin se erige una estatua a un personaje que realmente ha hecho algo por la humanidad. Porque Jesucristo se sacrificó también, pero solo hubo uno y además no se lo comió nadie. No estaría tan cojonudo. Me encanta.

Lo malo de que Norma viva en un ambiente más rural (que tampoco es que sea rural en rigor) es que se la ve menos... ¡pero este domingo no hay excusa, ratita!

lugh dijo...

La estatua es la leche. Adems, que razon teneis, este si que ha dado por la humanidad! Cuantos de ellos se han sacrificado para que nosotros podamos vivir. Y como se lo pagamos, llamando por su nombre, a las personas mas indeseables. Si es que no tenemos vergüenza.