14 de marzo de 2007

Bochornillo

Miércoles, 14 de marzo, 17:00 h. Estoy en el trabajo y me va entrando la modorra después de comer. Bajo a la calle a tomar un poco el aire y fumar un pito. Me presta por la vida. Vuelvo a entrar en el edificio (administrativo, re-que-te-oficial) y entro en el ascensor. Como el trayecto es largo tarareo y descubro que ese ascensor nuestro de todos los días tiene una acústica del copón así que me lanzo: " Aaaaaamaaaaaziiiiing grace, hooowww sweeeeeeeet the suuuuuun" y las puertas se abren de golpe, y varios funcionarios me miran con cara de poker, y yo me pongo colorada y les sonrío... ellos no. Amargados!
Un besito

Norma
En el iPod: Blame it on the sun (nosecomoseescribeelnombredeesachica)

9 comentarios:

Madame M dijo...

¡Ay, funcionarios! En el fondo habrán sentido una envidia del copón. Es cierto, hay lugares con una acústica perfecta y no hay que dejar escapar la ocasión de echarse un cantecico. Por ejemplo: una iglesia. ¡Todos a una! "Si los curas y monjas supieeeeeran..."

lugh dijo...

jeje, muy bien. hay que liberar tensiones!

Cecil dijo...

Mi ascensor no tiene ninguna acústica, pero siempre lo utilizo canturreando, como si en silencio no fuera a funcionar. Y claro, cuando me caliento ya es tarde para echarme atrás, así que es habitual que algún vecino me pille en pleno I surrendeeeeer, o lo que se tercie en ese momento. Pero como ya están curaos de espantos y saben que soy el taradín del quinto, que en casa canta a voces cuando esta solo, aporrea el piano sin demasiado orden ni concierto y pone la guitarra al alto la lleva para ver cómo sonaría tal distorsión si tuviera que sonar en tal garito... no le dan ya mayor importancia. Ni yo se la doy a ellos cuando se sonríen por lo bajo. ¡Envidiosos! Sé que quieren tener la poca vergüenza que tengo yo pa esas cosas...

Davidik dijo...

Yo también hago esas cosas con la guitarra y tal, pero ni con esas soy el taradín del tercero. Es que hay mucha competencia tal y como está el patio (nunca mejor dicho). Y hablando de patio, a uno de mis mejores amigos (lugh, me refiero a Jaime) le conocí porque nos oíamos mutuamente tocar la guitarra a través del patio interior. Él vivía en el primero y un buen día terminamos tocando juntos media discografía de metallica, para deleite de los vecinos del segundo. Durante varios días ensayábamos en este grupo improvisado, cada uno desde su casa, antes de conocernos.

lamari dijo...

¡Qué buenoooooooooooooooooo! ya me he quedado con la sonrisa pa tol día...ja,ja,ja....

Jenny jirones dijo...

Con lo bien que usted canta, Norma, seguramente se habrán puesto un poco verdes de envidia -y alguno un poco ruborizado por su voz seductora.

Y, qué coño, estas son las cosas divertidas de la vida. No tape esa cara, que la tien muy guapa.

A corderetas con mi alma dijo...

Pues yo lo único que alcanzo a hacer en el ascensor de mi casa maña (44 segundos hasta que baja), es a medio vestirme, atarme los zapatos y pintarme si la ocasión lo merece. También me han pillado muchas veces, pero como me conocen de toda la vida... Yo es que lo de cantar...con mis vecinos de al lado oyéndome y mis parientes diciendo que me calle, que va a llover, tengo más que suficiente.
PD: Algún día me encantaría oír su voz...

Kid dijo...

hola ratita!!! tranquila que seguro que no tienes más problemas de iPod, soy yo, que soy negao...qué bonito tu vals! ¿"en un café" es 11 y 6 no? y que casualidad! ¿sabes que estaba pensando en preparla para hacerla de versión en los conciertos?...un besazo
p.d. mira que tenía yo que hablar con pianista...

Norma dijo...

Si, Kid... es 11 y 6, pero ya la costumbre...jeje. Me encantaría que la tocases, soy mu ñoña, y me trae taaaaaantos recuerdos, jiji.
Un beso