21 de mayo de 2007

A remojo


Las caricias nunca duelen... mientras, sigue lloviendo sin parar.

Lo que SUENA en el iPod: Speak no evil (Flora Purim).

7 comentarios:

Madame M dijo...

Si son de verdad, no, pero como sean de mentira hacen más daño que clavarse un cuchillo en el páncreas (nunca lo hice, pero debe doler).

Norma dijo...

Es cierto... las que son de mentira duelen, igual que las no pedidas.
Un beso... vuelvo a estar on the road...

a corderetas con mi alma dijo...

¡Lo que daría yo por una caricia sincera en estos momentos!Hoy iba a acariciar al que me ha puesto la puerta de casa, pero no tengo ganas de acabar ni en la cárcel, ni en el manicomio y mucho menos en la cama con un tipo que no conozco. Aquí también llueve, me lo llevan diciendo mis caderas muchos días...pero como en Madrid nada.

Davidik dijo...

Una frase, una fotico, y ya me arranca una sonrisa. Gracias por volver a postear. ¡¡¡¡Norma is back!!!!!!
Corde, felicidades por la puerta, ya era hora... por sierto, llo me ze de huno ke la akarisiaria con mucho guzto... creo que sabe a quién me refiero...

a corderetas con mi alma dijo...

Si biera usté Dabidiz er menzage de oi no diria heso...tanta falta ortográfica me solivianta. Sus caricias son las que menos quiero....¡buaj!

Madame M dijo...

Hortográfica es con "h", burra!!


(Me duele hasta a mí)

ani dijo...

Hi Norma, por aquí también cae todos los días desde el domingo pasado. Mi alergia y yo no somos nadie.
Las caricias de la persona que te ama y a la que amas son impagables e indescriptibles, pero las que no... aysss... esas mejor no catarlas nunca.
Un montón de besos