21 de junio de 2007

Yo me quejo como siempre...

... a pesar de que ya me han pegado varios toques, que si siempre te quejas, que vaya tristón que se está poniendo el blog, que estoy gris, generación x deprimente... y es cierto, claro. Yo soy así: gris, tristona y, como le ocurre a Madame con la enfermedad, yo "sodomizo" los malos rollos de todos los que tengo alrededor... qué se le va a hacer. Sin embargo hay días como hoy en los que, a pesar de la falta de sol y de luz, me siento especialmente bien. Que estoy contentina, vaya. No por nada en particular pero, digamos, más bien positiva.
Que me alegro mucho, mucho de llevar más de un año ya con la historia esta del blog, que me alegro de que sigais todos por aquí... y una pena estar en el trabajo y no tener una foto con que ilustrar esto, quizás en el próximo post.
Me voy a casa, a comer como una pitón molurus, que me mola por la vida, y a dormir una siesta. Y tal vez termine la jornada con una botellina de sidra, porque yo lo valgo.
Un besito a todos.
Muaaaa

Lo que suena en el iPod: Ramblin' boy

8 comentarios:

Cecil dijo...

Es cuestión de perspectiva, Norma. Vd. se ve gris y yo la veo verde pistacho -por decir un color así alegrote-. Yo, por mi parte, no suelo proyectar a los demás el beige y todas las gamas ocres a que suele tender mi mente.

A todos los demás: ayer estuve viendo a Norma cantar (verrrrrdes pero de envidia estarán, oye)

Madame M dijo...

Ya me explico lo de la tonalidad cambiante: stage therapy. Amiga mía, querido Cecil: yo también malegro mucho de haberme encontrado con tan sólidas rocas (sobre estas piedra edificaré mi blog) en mi camino cibernaútico.

Ambrose Chapel dijo...

Me alegro de todo corazón de tu buen momento. Quizá no sea posible ser feliz del todo, pero estoy convencido de que tampoco tenemos muchos motivos reales para estar quejándonos todo el día. Que si llueve, que si tengo que ir a currar, que si el Madrid perdió (ya no, já!), que si esto que si lo otro...

“¿Alegría te dije?
No, no te quiero alegre,
pues en la tierra
para vivir alegre
menester es ser santo o imbécil.
De imbécil, Dios te libre,
y de santo... ¡no sé lo que decirte!”.

(Unamuno)

Jenny jirones dijo...

Yo siempre te voy a asociar al color del pañuelo que llevabas en el vídeo de Al revés.
Y quejarse ye muy d´equí, nun pasa ná.

ani dijo...

Jo Norma, cuanto me alegro de que te sientas así de bien. No mola que te veas o sientas gris, ya que uno suele irradiar hacia fuera lo que siente en su interior, y depende como te veas tú y la opinión que tengas de tí misma, así es lo que proyectas.
Me encantaría oirla cantar, bueno Cecil, y también verla, jeje...
Un besito muy fuerte y bebasé la sidra a su salud y a la nuestra.

Norma dijo...

Cecil, ¿verde pistacho? vale, mejor que gris... el otro día escapaste al acabar... no me extraña, después de esa "desfeita"...
Madame, me dices unas cosas... snif, siempre me emocionas...Mua!
Ambrose, "alegría te dije..." eso ya lo había leído yo en otro blog ;-) un besito, qué alegría!!! (lo del Madrid eh?), bueeeno, y que sigas por aquí.
Jenny, era un color más bien... ¿con ese color? ¿por qué con ese color? nunca más me puse ese pañuelo... jo.
Ani, la teoría me la sé bastante bien... pero a veces cuesta tanto "irradiar" buen rollo cuando por dentro te sientes tan mal... y además no suele colar, vamos, que no engañas a nadie.
¡¡¡Besos a todooooos!!! es vierrrrrrrrnes!!!!!

a corderetas con mi alma dijo...

Eso, Norma, es viernesss y yo ya me he reventao el brazo escribiendo en la opo. Yo, que soy más de tonalidades negruzcas, hoy estoy un poco más clara, pq he logrado escribir sin tener ni zorra y sin haber perdido el tiempo estudiando. Me tomaría un sidriña con usted y del moco terminábamos verdes como las manzanas...
Cecil...eres un poco cabroncete, macho. No estoy verde, estoy muerta de pura envidia.

Davidik dijo...

Pues a mí nunca me ha parecido que su blog sea gris. Tiene posts de todo tipo: están los de sodomizar los malos rollos, sí, también los hay optimistas, otros divertidos... además hay fotos preciosas, buenas ideas para cuando uno no sabe qué música escuchar... Para eso está el blog, para que usted lo utilice como mejor le parezca en cada momento ¿no?, porque los estados de ánimo cambian. Pero vamos, que así, en general, de gris no tiene nada. Bueno, voy a tomarme una sidrina yo también, por usted y toda la secta, y porque, aunque no lo consigo asimilar, ya que sigo en Madrid, estoy de vacaciones.