5 de julio de 2007

Ya no me sirve el vestido... (II)

"La habitación es pequeña, pintada de blanco y muy luminosa. Era el lugar perfecto. Me asomo al pequeño balcón y dejo las ventanas abiertas de par en par. El olor de la comida especiada se mezcla con los aromas de las velas y el incienso que se quema en un rincón. Me doy una ducha y, envuelta en la toalla me sirvo una copa de vino y enciendo un cigarro. Ni yo misma me creo lo que acabo de hacer… llaman a la puerta, me visto rápido con el vestido de seda que me regalaste el año pasado y abro la puerta esperanzada. El recepcionista del hotel me entrega un telegrama: “No voy a seguirte…”
La frase se hace más y más borrosa a medida que brotan las lágrimas… había sido un error llegar hasta ahí, pero ahora…? Tengo muchos días por delante hasta el viaje de vuelta… y alguien desde la radio me canta… “si me de miedo asomarme, me asomo más todavía…”

4 comentarios:

A corderetas con mi alma dijo...

Perdone mi ignorancia (que es mucha). ¿Es ésto algo escrito por usted? ¿Es acaso el libro que se está leyendo cuando va a la playa? Si normalmente soy una inculta de narices (las mías), cuando intento prepararme una opo, me vuelvo estupidilla...¿Me podría desvelar el misterio o es parte del juego? Bss asfaltados

Madame M dijo...

Pues éso: al abismo, de cabeza. Siempre es terapeútico... si se sobrevive, claro. Por cierto, Olguita debe andar pariendo por Gijón, así que nenu, la nena, más bien, ye astur. María se llama o llamará, que no sabemos cómo anda, si dentro o fuera de su materna cantante.

a corderetas con mi alma dijo...

Siga divagando, querida...i'm lovin it!

Davidik dijo...

A mi lo que más me gusta es el misterio de no saber exactamente de qué va esto: si lo ha escrito usted, si es algo que está leyendo... yo preferiría que nos deje descubrirlo a nosotros.