25 de octubre de 2007

Mal humor

... les diré que a veces disfruto, y mucho, de esos arranques de encabronamiento generalizado, mala hostia pero de la chunga, chunga. Esos momentos en los que te la sopla quién te escuche, quien te lea... pero es que pocas cosas me ponen de peor humor que cuando tienes la sensación de que te toman el pelo, así, descaradamente. Eso, unido a una sensación de invasión, de falta de intimidad... desconcertante total.
Les juro que se me acelera el corazón, y se me hincha la vena. Respiro cada vez más rápido y me liaría a golpes con lo primero que se me ponga por delante. Es desagradable solo en parte.
He pensado, mucho. He barajado la posibilidad de callarme, pero qué cojones. Este es mi blog, y para eso es. Me quejo, me da todo igual.
Estoy harta, qué quieren que les diga...

Bs
Norma

(P.d. si te vas... VETE).

4 comentarios:

Madame M dijo...

No sé quién ha de irse ni le voy a pedir que me lo explique, pero pienso (de) que cuando uno llega al estado de encabronamiento es porque algunas cosas las tiene ya claras, lo cual siempre es de agradecer por salud mental. Ánimo con lo que quiera que sea que le ocurra, querida.

A corderetas con mi alma dijo...

Tiene razón querida Norma, mucha razón. ES necesario explotar cuando ya te han tocado mucho los ovarios... Es muy sano, así que expulse, expulse. Eso sí, si es por una persona "concreta" tampoco se pase, porque a veces no merece la pena tanto cabreo por según qué gentes. ¿La rabia? ¿Quién dijo que siempre era mala? Sin rabia no hierve la sangre y eso es un rollazo.
Un besico maño

Cecil dijo...

La rabia es mi vocación, decía el gran (y apartado por Madame) Silvio. No hay que llegar tan lejos, pero estoy de acuerdo con Corde. Cuando una olla tapada tiene mucha presión, explota. Explota porque sí, porque es normal; casi como quien no quiere la cosa, así, dejándolo caer, va y explota. Es natural y nadie se extraña. Hace pum y ya. ¿Qué otra cosa podría hacer? Así que estoupe, querida mía, estoupe, que dirían los gallegos, haga lo que tenga que hacer y diga lo que tenga que decir.

Si algo le agobia, aléjelo de Vd.

ani dijo...

Tranqui Norma, no se apure ni se disculpe, a veces esto es necesario. Le mando un abrazo fuerte y si quiere que gritemos o desbarremos juntas, tiene mi mail, y por supuesto los blogs.
Mucho ánimo