24 de diciembre de 2007

Y ya...

... ninguna nochebuena volvió a ser igual. Ya nada tendrá jamás el mismo sentido. Esta noche, después de dos años, tiene nombre propio. Te echo de menos Rosiña. Mucho. Mucho.

Feliz Navidad.
Bs
Norma

2 comentarios:

a corderetas con mi alma dijo...

Supongo que cuando no tienes a alguien a quien quieres es lo que ocurre y las navidades no sé por qué son fechas para recordar...
Hace tiempo que las navidades me recuerdan no a alguien en particular, sino a situaciones que debería poder olvidar. Por eso no me gustan absolutamente nada. Sin embargo denoto en vos cierta añoranza linda, supongo que por el optimismo que presupongo que es parte inherente a su persona. Me encanta la gente así. Rosiña debió de ser feliz teniéndola consigo.
Un besico enorme

Jenny jirones dijo...

Todos los besos, Norma, niña.