28 de diciembre de 2007

Ya no me sirve el vestido... (VIII)

Aeropuerto Internacional Indira Gandhi, Nueva Delhi 110 037 India. He llegado, pero llevo más de dos horas en una de las salas de espera. Tengo un ataque de pánico, estoy paralizada. He llegado, es cierto… ¿y ahora?. Me siento sobre las maletas y enciendo el móvil. No, no, no… pero ¿por qué estoy llorando? Lloro sin parar y las mujeres (pocas) de la sala de espera me miran como si me comprendieran. Es más… me apuesto las maletas a que entienden perfectamente cómo me siento… las miro, me miran… no veo nada con las lágrimas, saco fuerzas para enviar varios mensajes:

- Ven a salvarme… por favor…
- Mamá, estoy bien. Te quiero.
- Por favor, denme de baja del club de compras.

Suspiro y sigo esperando.
Bip-bip…
Al menos me han contestado a uno de los tres.

3 comentarios:

Madame M dijo...

"Estimada: somos del Heraldo de Aragón. Venimos a salvarla. No entendemos qué hace tan lejos. Teruel también existe. Vuelva. Repito. Vuelva."

a corderetas con mi alma dijo...

"Madre no hay más que una... pues me tuvo que tocar a mí".
Querida, si su madre pertenece al grupo al que se refiere Riki López (lo vi anoche, espectacular), seguramente haya sido ella y no el Heraldo, como sugiere su ex-vecina Madame. Claro que muchas madres no saben enviar mensajes... ¿Para cuándo el siguiente capítulo?

Madame M dijo...

A todos y en todos los blogs: feliz 2008... y que la salida de éste sea peor que la entrada del próximo. Piénsenlo: es un buen deseo.