27 de febrero de 2008

Cicatrices

Dejando la metafísica a un lado... hoy mi cicatriz quiere abrirse paso de nuevo. Tira, pica, duele... y como siempre sólo puedo calmarla con el calor de mi mano sobre la piel. Es curioso que siendo una cicatriz tan vieja, y ahora pequeña, casi diminuta, siga dando tanto la lata. Algo pasa debajo de mi epidermis, lo noto. Y me duele.
Algo no debe andar bien por ahí... ha cambiado el tiempo, tal vez sea eso. Hoy volvería a abrir la herida, tal vez así descanse.
Bs
Norma

Lo que SUENA en el iPod: Nadia (F. Nixon)

7 comentarios:

Madame M dijo...

Me encanta tu retrato simpsoniano. Las cicatrices no se deben abrir, que se infectan. Pero está bien que te recuerden que un día sufriste y ya no quieres hacerlo más (por eso: yo no me opero más, no señor). Y ahora pásenlo al plano que deseen.

Norma dijo...

Gracias Madame. Tienes razón, en todo.
Y eso sí, en este caso estaba hablando en el sentido literal, la cicatriz de mi tripa, la de siempre.
Pero me lo apunto, porque en el otro plano me viene mejor de lo que pensaba.
Besos, montones.

Davidik dijo...

¿Lo puedo pasar al plano dental? ¿Cuando te quitan una muela también queda cicatriz? ¿Duele mucho? Es que mañana me quitan mi primera muela (la primera que me quitan, no la primera que tuve) y tengo miedo...

La Mari dijo...

Bueno esto de las cicatrices soy especialista porque de niña me subía a los almendros que había cerca de mi casa y acababa con cien mil arañazos, alguno mas profundos que otros. La rodilla marcada por una caída de moto, mi barbilla que acabó en el patio de la facultad de Filosofía y Letras de Granada (junto al águila bicéfala de Carlos V) que es de empedrado granadino....las muelas del juicio, que si dejan cicatriz yo no la veo...y un largo etc. Las del alma....para otro día. Bss

ani dijo...

¿La primera mueeela??? A mi con 17 años ya me faltaban 3 piezas de las definitivas..., ya saben (que seguro que no, por la edad) en esos años cuando te dolía una muela sencillamente tiraban de ella, los empastes eran para los ricos que podían pagarlos.
Norma, corazón, las cicatrices del alma duelen mucho más, y no solo cuando cambia el tiempo, sino cuando se le antojan, pero usted y yo ya sabemos eso, verdad?
Yo tengo en el cuerpo más de 110 puntos y soy una vidente atmosférica absoluta, una Rappel de la lluvia y el viento, así que también en eso coincido con usted.
Buen fin de semana, que dicen que va a hacer mu güeno (yo me iré a la sierra, jeje, que a falta de playa no está mal)
Besitos a mogollon para todos

Cecil dijo...

No hay peores cicatrices que las pre-traumáticas. Imagínense a nuestra querida mari, en medio del desierto, queriendo deseando anhelando con tristeza (o como se dice por aquí, "naguando por") subirse a un almendro, que evidentemente no hay. Y ahora imagínensela cargando-con acarreando soportando ese estigma toda la vida. Qué desazón, pardiez.

¿No vale más trepar al árbol, caer, abrirse (un poco) la cabeza y quedarse tranquilo? ¡Que vivan las cicatrices! Las accidentales, claro, las quirúrgicas... habrá que tomárselas como un mal necesario, sin más.

Davidik, no se va Vd. a enterar, temblando estaba yo el año pasado también con mi primera experiencia molar. Pim, pam, pum y fuera. A no ser que su dentista sea un nostálgico de la tenaza y un roñoso con la antestesia. Pero de esos pocos hay ya, así que relájese y disfrute mirando de refilón los posters de la consulta durante el proceso.

A corderetas con mi alma dijo...

Me encantó el sms del post anterior, aunque no sé muy bien si se lo dedicó a cinco.com...
Volviendo al tema cicatriz. Mi primera cicatriz gorda la tuve a los 3 años, 8 puntos en la cabeza. Después pasaron muchos hasta que los médicos le cogieron gusto al tema (rodillas,codo y alguna interna) y ahora les cuesta parar. Tengo otra más en la cabeza (de ahí mi escasa materia gris) de cuando tuve un accidente de tráfico.
El problema es cuando todas gritan al mismo tiempo. Porque las anatómicas y las del alma (que son demasiadas) se ponen siempre de acuerdo. Por eso no me gusta la lluvia.