18 de junio de 2008

Ya no me sirve el vestido... (X)

Hoy he abierto la caja de Pandora, aquella que enterramos cerca del Cañón. Seguía intacta, como la habíamos dejado hace ya media vida. Mirar las fotos me empujó a una profunda tristeza. Me he hecho mayor, mis ojos ya no brillan como antes... tengo arrugas en la cara, de reír, es cierto, pero arrugas al fin y al cabo. Y tengo canas. Las cosas ya no están en su sitio, la piel ya no es tan suave...
Después empujé el coche en punto muerto cañón abajo, con nuestra caja de Pandora, con el vino, con el móvil y con parte de mi vida. Me tapé los oídos para no oír el golpe y ahora, escribo estas líneas bajo la sombra de aquel árbol y tarareo... te vi... juntabas margaritas del mantel... qué pena, una pena, la verdad...

5 comentarios:

Cecil dijo...

Ya sé que te traté bastante mal...

A Norma no, ¿eh? Alá me libre de semejante idea. Canturreaba, nomás.

Cecil dijo...

Por cierto, que sepais todos que Blogger no me deja actualizar. S'a enfadao y no sé por qué.

Como ando de exámenes tampoco me angustia, pero como no se arregle... es una jodienda.

Besos.

A corderetas con mi alma dijo...

Te vi.... fumabas unos chinos en Madrid (cómo deseo esa frase).
La verdad? Me he perdido un poco en la historia. Es que estoy muy tonta, pero aún así, me encanta cómo escribe, Ms. Desmond.

ani dijo...

Sí, esta chica es un lujazo.
Y a usted, Cecil, se le echa de menos. A ver si aprueba todo y nos cuenta algunas cositas con ese toque suyo, y con el permiso de Blogger, claro.
Un beso fuerte los tres y para los que andan perdidos

Cecil dijo...

7 a.m. Sábado. A currar. Cagontodo...