4 de septiembre de 2008

Mientras fumo un burgués...

... que nunca se me dieron bien estas cosas supongo que ya lo sabes. Que nunca fui experta en encontrarnos también. Que me pongo tensa, que digo muchas tonterías, que me tiembla la voz. Que aparento indiferencia cuando no debo, que reprocho y echo en cara cosas por las que yo misma debía pedir disculpas... pero en el fondo esperaba que pudieras comprenderme, que no lo tuvieras en cuenta... ni siquiera supe hacerlo bien hace muchos años, no supe hablar claro, nunca hablé claro.
Y hoy estoy triste, muy triste. No pude más que enviarte un mensaje porque ahora tampoco sé qué decir, una vez más. Que lo siento, mucho, muchísimo. Que no puedo imaginarme cómo te sientes, que, como te dije, me hubiera gustado darte un abrazo al menos...
Espero que estés bien, espero que estés tranquilo.
Ya sabes dónde estoy.

5 comentarios:

Twisted angel dijo...

Mi niña wapa, qué pasó?

A corderetas con mi alma dijo...

Llevo días leyendo este post y no sé qué ponerte. Bueno, sí. Eres una gran escritora y mejor persona.
Un besico, guapa.

Corie dijo...

Estoy completamente de acuerdo.

ani dijo...

Yo tengo un par de personas en mi vida, que he perdido de mi lado, y a quien bien podía ir dirigido este post suyo, Norma.
¡Cuánto nos parecemos en algunas cosas!
No estés triste, bueno, sí, pero solo el tiempo justo.
Te quiero, guapa.

Luisa dijo...

Creo que hay mejores maneras de acabar este tipo de cosas. Diciendo los motivos, y sobre todo dando la cara, desde la humildad y el respeto. Y lo peor, es que se queden dudas y preguntas en el aire, que en un futuro pueda dejar atascados a uno de los dos. Por esta vez... te perdono. Luisa.