28 de octubre de 2008

Veneno...

... puro se me está generando en la boca del estómago, y no solamente por esta especie de gastroenteritis que me está acechando estos días, que también, sino por el simple hecho de estar compartiendo el aire de esta habitación con cierta persona a la que detesto. Qué digo, no la detesto... la odio.
¿Qué me pasa doctor? no digo que nunca antes hubiera sentido cosas semejantes. No soy buena, ya lo sé, ni pura. He sentido asco, rabia, envidia, odio... como cualquiera, pero esto supera cualquier sentimiento antes experimentado... (ptomaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa) .
¿Si uno se plantea incluso renunciar a lo que parece ser el trabajo de su vida por algo así... es imbécil?

3 comentarios:

A corderetas con mi alma dijo...

No es imbécil... Le iba a meter un rollo de por qué no es imbécil, de que eso pasa a veces, etc. No se trata de ser bueno o malo, es que si no se aguanta a alguien, todo tu ser se puede poner patas arriba.
Cuídese. Un besico.

Anónimo dijo...

Pruebe el ejercicio de la invisibilidad ajena... Si no funciona, pruebe el ejercicio de me la sudas al sol... Si no funciona... pruebe el ejercicio de te miro mal, conmigo no... Si no funciona... No sé, guaja, pero cambiar el curro de tu vida porque hay alguien que te toca las gónadas... Necesitaría más detalles al respecto.

M.

ani dijo...

Haga lo que realmente sienta, pero enseñelé a esa persona como, nada de lo que haga o diga, puede ya molestarle...
Suerte, guapa.