2 de diciembre de 2008

Bloqueos y otras mandangas

... como el pianista con ataque de pánico al subir la tapa del piano, como el que se acerca a pedir una primera cita, como el blanco antes de salir a escena, como la sombra del "y si.."acechando cualquier decisión, como Ilsa antes de besar a Rick, como Deanie al perder a Bud, como el que oye voces o no sabe sonreír, como el mago que olvidó el truco... o como yo ahora mismo.
Lo que SUENA en el iPod: I feel the earth move (Carole King)

4 comentarios:

Twisted angel dijo...

Mi niña, qué pasa?????


Sea lo que sea, si necesitas algo, ya sabes. No hace falta que diga nada.


Miles de besos!!!

Cecil dijo...

Momentos de inseguridad, alternándose con momentos de mayor inseguridad. Por suerte o por desgracia, no veo esas sensaciones como algo terrible, si no como un trámite rutinario. Soy un jodido flan humano. De huevo. Y me he hecho a la idea.

Bueno, algunas cosas no sé lo que son. Jamás he pedido una cita. Y por dios, no cambiaría a Natalie Wood por un rancho.

No haga como yo, y enfréntese a lo que sea de manera directa y brutal. Acojone Vd. a la circunstancia acojonadora. Vd., que puede.

Arrobas de abrazos, por si los necesita.

A corderetas con mi alma dijo...

¿Nos ponemos en plan vasco/aragonés? Yo soy más insegura... no yo...¡qué no, que yo!
Y tiene razón Cecil. Cuando se convierte en algo rutinario, te haces a la idea y lo llevas como buenamente puedes.
Lo único que queda después de bloquearse es conseguir desbloquearse y se termina por hacer. La naturaleza humana en el fondo es tan sabia como estúpida. Y en temas de supervivencia moral y física suele ser sabia (o quiero pensar eso).
¿Lo ve? Ya no sé ni lo que digo, porque no estoy segura de si me estoy explicando bien o no.
Un besico maño.

Anónimo dijo...

Si es que ustedes quieren estar siempre bien...y no se pueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeede. Que se mejore de lo que sea que le acontece, señora mía.

M