10 de febrero de 2009

Unos días tanto y otros tan poco...

Estoy un poco enfadada, para qué os voy a engañar. Hay que joderse.

5 comentarios:

ani dijo...

A veces es muy bueno enfadarse, pero enfadarse de verdad, ya sabe, rompiendo algo si es necesario. Y no le digo ya nada si de ese enfado sale alguna determinación importante. No hay nada como hacer una limpia guapa a tu alrededor.
Yo me enfado muy poco y mal, pero intento aprender para la próxima, y a veces se sale de ahí fortalecida, otras no sirve de nada, pero sea usted tolerante consigo misma.
Bueno, no sé por donde van los tiros, pero espero haberla podido ayudar.
Un beso muy muy fuerte.

Twisted angel dijo...

Yo me enfado más veces de las que debería... Aunque en muchas ocasiones (no veo muertos, no) lo mejor es pasar de ello... Tampoco sé qué es lo que habrá pasado, pero no te preocupes, preciosa. Seguro que las cosas se pasan. O por lo menos tu enfado, que no quiero verte así!!!!!


Millones de besos, preciosa!!!!!!

Cecil dijo...

No me se enfade, Norma, que aunque nunca la he visto enfadarse (creo) seguro que está más guapa cuando se ríe.

Yo me enfado a diario conmigo mismo, pero como soy así de chulo, no me hago caso. Y como veo que no me hago caso, me enfado más todavía y me llamo de todo. Si un día me ve pegarme bofetadas en mi propia cara, ni caso: es que me he llegado a las manos.

Un beso tan grande como sea su enfado. Por aquello de compensar.

Anónimo dijo...

Puesyo vivo en un perpetuo enfado, ya casi sin grados. Me parece hasta sano, fíjese usté...
M

Jenny jirones dijo...

Pues que te llegue pronto otro día de los de tanto, que no hay mal que dure cien años, y mañana será otro día, que con las cortinas viejas una se hace un vestido de fiesta y que a quien madruga buen árbol le da sombra.

que muá, que todo pasa