21 de mayo de 2009

Haciendo el pino

... así, cabeza abajo y del revés. Hay días en los que es mejor no salir de la cama. ¿Sabes? esa sensación de tener parte de tus vísceras oprimiendo la boca del estómago. Qué desagradable.


Eso sí, cuando uno se siente medio mal, oye, es que no falla: hoy tocamos con GPS en La Calleja a las once. En punto. Y después los nenos del Pequeño Club Imposible y después La Ministrada del Rock... menudo maratón ;-)

1 comentario:

a corderetas con mi alma dijo...

Niña! Eso me pasó exactamente ayer, el mismo día que a ti. La única diferencia es que yo ayer no vi a GPS. Me quedé en casita durmiendo, esperando a que pasara la tormenta. Y pasó.
Un besico, siento tanta ausencia.