16 de mayo de 2009

Trucos...

... y artimañas para distinguir una princesa verdadera de una falsa:
  • Una verdadera princesa jamás se pone calcetines, ni siquiera en pleno invierno.
  • Una verdadera princesa jamás se quita la corona: duerme con ella, monta a caballo con ella, nada con ella...
  • Todas las princesas, sin excepción, cantan cuando se bañan.
  • Una princesa no se muerde las uñas (al menos no en público).
  • Las princesas son, a veces, crueles.
  • No todas son hermosas.
  • Una verdadera princesa no come el pollo con las manos (aunque puede hacerlo con los pies).
Princesas olvidadas o desconocidas, de Phillipe Lechermeier y Rebecca Dautremer. Edelvives, 2008)

3 comentarios:

Jenny jirones dijo...

La vida sin calcetines es mucho peor.
He dicho.

Anónimo dijo...

Las niñas ya no quieren ser princesas... ¡no me extraña!

M

Anabel dijo...

Mejor sentir el suelo frío sin calcetines,y sin corona...