14 de febrero de 2010

Oye,

... que al final he decidido que mejor te espero aquí, que ir los dos es tontería.

Total, he oído tantas veces esas historias sobre largas carreteras, desiertos y nubes que es como si ya hubiese estado allí. Y sí, también he sentido ese calor en la piel, la sed y la necesidad de abrazar.
Hoy me quedo aquí, mejor.
Y vamos, no pierdas el tiempo, que ya te vale.

No hay comentarios: