21 de abril de 2010

Lobito bueno, cordero malo

Salgo al monte con the lonely goatherd, leri olereri olerei-u y el lobo cabrón se zampa tres de un golpe. Ahí, con toda su cara de bueno.
¿Qué es mejor, un lobito bueno o un cordero malo? Que todo el mundo piense que eres un cabronzuelo aunque en realidad seas una persona bondadosa o que todo el mundo piense en tí como un ángel y que luego seas un bicho malo...
Y no hablo de cómo se vive mejor, sino de cómo tu propio estómago te permite levantarte cada mañana y mirarte al espejo.
Lonely days are gone... gracias a dios.

2 comentarios:

A corderetas con mi alma dijo...

Joé qué razón tienes, la mareeee!

Yo con mi estómago bien, gracias. Como mi nombre indica yo soy de las del segundo grupo... Y así me va.

UN besazo.

Anónimo dijo...

¿Ninguna de las dos?... ¡que le den por culo al ochenta por ciento de la gente! (elijo esa)

M :-)