4 de mayo de 2010

DYCLSL

Dejo los zapatos en la playa,
ya no tengo tiempo.
Y con ellos el rencor y la apatía.
Corro contra el viento hacia tus brazos, hacia tus besos, hacia mi casa.
Llego.
(...)
Suspiro.
(...)
Lloro, y me sereno.

1 comentario:

a corderetas con mi alma dijo...

Ainsss, qué tierno.

El título me ha costado un par de minutos entenderlo, pero el poema, no. Es lo que tiene.

Besines.