29 de mayo de 2010

Con permiso

Permíteme que te diga un par de cosas.
Permítemelo para que sea más fácil, aunque si no me lo permites lo voy a hacer igual.
Permíteme que te diga que no me gustas.
No me gusta tu manera de afrontar las cosas.
No me caes bien.
Me pareces una caprichosa,
inútil,
egocéntrica,
falsa,
torpe,
Permíteme que te diga que no voy a dejar que me anules, ni que me amules.
Permíteme que te diga que es mejor que no hablemos más.
Adiós querida, fue bonito (para ti) mientras duró.

No hay comentarios: