28 de julio de 2010

As time goes by

Lo peor de todo no es que aparezcan arrugas, que la piel pierda su tersura habitual y que las cosas no estén donde estuvieron siempre, no.
Lo peor es que con nosotros mismos también envejece todo alrededor. Envejecen nuestros padres, los padres de nuestros amigos, la familia, el entorno... directamente nuestros amigos. Envejecen las relaciones, las palabras y envejecen los sentimientos también.
Uno deja de celebrar algunos cumpleaños y empieza a coincidir con los conocidos en tanatorios, hospitales... y "celebra" a su manera otro tipo de aniversarios, mucho más tristes, mucho más sentidos.
A mi me cuesta enfrentarme al paso del tiempo, en mi misma y en mi entorno. Porque detrás del "hacerse mayor" también se esconden un montón de miedos y obligaciones, y porque leo entre las líneas de todos esos miedos un descontar de horas, días, años... menos tiempo para hacer cosas, tomar decisiones, recuperar sonrisas... va quedando menos tiempo para todo, menos oportunidades, o mueves el culo ahora o seguirás (con suerte) dentro de diez años esperando el momento oportuno para hacerlo.
Sin embargo no consigo dar el paso...

6 comentarios:

Lord Palumbo dijo...

No es fácil dar el paso, casi nadie da el paso, puede ser una tontería dar ese paso. Al menos tú eres unas de esas personas que te cuestionas la realidad y de algún modo no te conformas. Tómalo como algo positivo. ¿Tú también venías a "comerte el mundo"? Yo sí, pero...

Sue dijo...

La verdad, Norma, a mi también me cuesta y si lo pienso me horroriza. No me gusta ver envejecer a mis seres queridos. Miro las manos de mi padre y pienso "qué mayor está" y se me cae el alma a los pies.
Sin embargo, hay que asimilar el tiempo y considerar que años también son vivencias. Sabemos más de lo que sabíamos en el pasado y disfrutamos más de todo, y, sobre todo, de otra manera.
Quizás es mejor celebrar tu cumpleaños el día que coincidas con tus amigos, aunque no sea el día exacto en que naciste, ¿qué más da? Una celebración la hacen las personas, no las fechas.

Un saludo.

Norma dijo...

Lord Palumbo, lo de "comerme el mundo" siempre me vino demasiado grande, realmente creo que lo sentí muy pocas veces, y así el mundo y sus circunstancias iban caducando y yo seguía con más hambre que otra cosa. En esas estamos. De momento, a dieta.

Sue, miro a mi padre y (creo) que me siento igual que tú. No me gusta verlos envejecer, no. Y es cierto que los años son vivencias, pero los que ya han pasado ahí se quedaron. Hay cosas que no se pueden recuperar...

Lord Palumbo dijo...

Lo de "comerte el mundo" era una exageración. Quería preguntarte si tenías otras expectativas, si alguna vez no soñaste con otra vida.
No te mosquees que sabes lo que te aprecio.

Norma dijo...

Ay por dios... que no me enfado. ¿De verdad parece que me mosqueo?. Voy a tener que hacérmelo mirar ;-)
Supongo que si, que alguna vez tuve otras espectativas... quién no las tuvo.

Lord Palumbo dijo...

Yo sí, desde luego.