19 de julio de 2010

Canción en sol mayor

Mejor cerrar los ojos, tapar los oídos, morderme la lengua... si es que cuando la cabeza se empeña en funcionar no hay manera. Qué mas dará todo.
Hoy haría un reseteo total de la cabecina para no pensar, para no recordar. Punto. De hoy en adelante. Empezamos otra vez, con todos los puntos de vida y de energía. Como el juego aquel del Spectrum en la pantalla de fósforo verde. ¿¿Verde?? ¿¿He dicho verde?? jo, lo siento. Es que me traiciona el subconsciente caray. ¿Lo ves?
A veces también pienso en resetear todo lo demás. Cuentas de correo, móvil, facebook... empezar de cero. Estrenar la parte de vida que puedo estrenar. Aunque me temo que al final el pasado volverá una y otra vez. A veces a salvarme el día, a veces a tocar las narices.
Hoy tenía que ser un día de sol de los de espatarrar... lo dijeron todos. Y a estas horas todavía no lo hemos visto. Si es que no se puede fiar una ya de nadie.
Y hablando de fiarse... recuérdame que te cuente cómo descubrí que no me puedo fiar de ciertas personas digamos, más bien cercanas. De cómo les puede la bocaza y cómo las cosas llegan a los oídos de la interesada (en este caso yo) de la manera más estúpida e inocente que te puedas imaginar.
A ver, cómo puedo ahora mirar esas caras?
En fin, canción en sol mayor, canción inexistente, sol inexistente.

No hay comentarios: