30 de julio de 2010

El ventilador

"... un ventilador ajado y ruidoso, extraño, abrumadoramente pasado de moda en aquel momento, hace casi veinte años ya. Sus palas de madera oscura y metal dorado chirriaban rítmicamente para esparcir sobre el techo un manojo de sombras agudas, alargadas, que cortaban la luz en tiras, el globo blanco fijado a su eje encendido e inmóvil, como indiferente al movimiento. Debajo de su panza de cristal había una cama deshecha, y en esa cama estábamos un chico que se llamaba Pepe, del que sabía poco más que del desconocido que le había prestado las llaves de aquella casa, y yo, muy jóvenes, como él seguirá siendo para siempre en mi memoria, porque no volví a verle jamás después de aquel verano, y como a mí me parece ya increíble haber sido alguna vez. No fue un gran trofeo, pero tampoco he logrado colgar tantos en las paredes de mi vida, y el ventilador era delicioso, tan absurdo, así que compré uno, con una lámpara debajo, igual que aquél, y lo colgué del techo, encima de mi cama, y me tumbé a mirarlo, una noche, y otra, y otra, era tan romántico, no me costaba trabajo imaginarme a su amparo, rodando entre las sábanas con un amante imprevisto, duro y tierno al mismo tiempo, desconocido aún, yo sudaría mucho, como en las películas, y él sudaría también, la humedad condensándose en diminutas gotas que trazarían un mapa de emoción y de placer a lo largo de su espalda, marcas poderosas que no se secarían nunca mientras las aspas de madera blanca giraran lentamente sobre nuestros cuerpos felices y culpables, la piel saciada, y esa gloriosa incertidumbre de no conocer, de no hallarse, de haberse perdido de repente entre las familiares esquinas del paisaje de todos los días..."
Atlas de Geografía Humana. A. Grandes

4 comentarios:

a corderetas con mi alma dijo...

Últimamente no estamos un poco melancólicos, Miss Norma?
Me encantó "As time goes bye" y creo que enlaza desde hace días añoranza tras añoranza...

Mientras se siga mirando hacia delante para no hostiarse, me parece bien.

El texto del ventilador? Precioso y evocador.
Un besín.

PD: No se me quede usté triste por el mensaje del otro día. Cuando no se puede, no sepuede y no hay que darle más vueltas. Eso sí, si algún día lográramos conocernos...

Norma dijo...

Pues quizá esté un poco melancólica... sin embargo siento que después de meses (años) en una especie de limbo (estupidez en general, oposición...) vuelvo a mi ser. Siempre fui más melancólica que otra cosa, para qué nos vamos a engañar...
El texto del ventilador me encantó la primera vez que lo leí...
Un beso enorme, para las dos. Ojalá algún día los pueda dar en persona.

Lord Palumbo dijo...

Precioso, si señor.

Norma dijo...

¿A que sí?