9 de agosto de 2010

Vuelta y vuelta

Vuelta al trabajo y vuelta otra vez a coger vacaciones. Un poco de oficina y regreso a la sandalia y la coleta.
Han sido unos días especiales, por muchas cosas. Reencuentros, vinos y calor. Un río con la mejor temperatura del mundo y helados. Descubrir que hay personas que, a pesar de no ver en mucho, mucho tiempo siguen siendo las mismas que conocí hace años. También comprobar que hay otras que han dejado de ponerme nerviosa, que hoy sin saber muy bien cómo les he mirado a la cara, les he sonreído y he podido hilar una frase detrás de otra, sin importarme sus reacciones, sin importarme las consecuencias de mis palabras.
Han sido unos días muy, muy buenos... en breve... segunda ronda.

3 comentarios:

Lord Palumbo dijo...

Salteadas, todas juntas en ensalada o en plan aperitivo, las vacaciones son siempre bienvenidas.

Esta certeza que comparte gran porcentaje de la humanidad, es una verdad relacionada con el "Principio de Marco Cipolla" que demuestra que la postura natural del hombre es horizontal. Cuando el simio se alzó sobre sus patas traseras no estaba precisamente evolucionando.

Norma dijo...

Más razón que un santo el tal Cipolla ;-)
La verdad es que hacía AÑOS que no disfrutaba así de las vacaciones...

Lord Palumbo dijo...

El "efecto oposición" supongo.

Pues nada, a recuperar el tiempo y la paz de espíritu. Ommmmm.