28 de octubre de 2010

Abrazos

Es cierto que a estas alturas hablar de la campaña "Abrazos gratis" ya está más que démodéé... pero no puedo dejar de emocionarme al ver imágenes de la campaña en algunos países. 
Sigue pareciéndome una idea preciosa ofrecer de forma gratuita abrazos de esos bien reconfortantes. He visto gente llorar al dar o recibir el abrazo, he visto abrazos interminables, y abrazos rápidos, pudorosos.
En España no. He visto algunos que pasan sin pena ni gloria. Además, aquí sería el típico sitio en el que el "ofrece-abrazos" podría aprovechar para, en pleno apretujón limpiarte el bolso, la cartera... aquí somos así.

Pero bueno, que me disperso. A lo que vamos. Antes no era nada aficionada a los abrazos. Siempre desconfiada prefería no tener contacto físico más que con las personas muy, muy cercanas. Hoy sigo manteniendo esas distancias pero he abierto un poco más el círculo. Me parece una cosa fabulosa el dar un abrazo de los de verdad. Abrir los brazos para decir "aquí estoy, para esto, para lo que quieras, a tu lado" y recibir un poco de lo mismo. Enterrar en ese abrazo parte de tus problemas, preocupaciones, dolores... pero también compartir la alegría, la euforia, la esperanza, las ilusiones...
Por eso cada vez más, también, me duelen los abrazos por compromiso, los vacíos, y también los de judas. Que  los hay, muchos, muy cerca.

En fin, que qué ganas de un abrazo ahora mismo. Pero claro, aquí, en la oficina, rodeada de compañeros de trabajo... como que no... ¿no?

2 comentarios:

a corderetas con mi alma dijo...

Pongámonos en situación:

Llego a tu trabajo de sorpresa, te llaman y por fin nos vemos las caras. Sonrío, sonríes y nos damos uno de esos abrazos de los de verdad, de los que a mí me gustan -y que por cierto doy muy bien-. Tras ese abrazo cotilleamos sobre nuestras vidas y para despedirnos te doy un besazo - que es un beso con abrazo- y nos decimos un hasta luego sincero.

Cuando quieras, niña. Ya sabes.

Un besazo.

PD: Yo sigo llorando cuando veo el principio de los principios de "abrazos gratis". Sensible que es una.

Norma dijo...

Muchas gracias por el achuchón Corde.
Como ya os expliqué hace algunos posts ando de arriba a abajo sin parar. Así que el mimo de ayer hoy ya no está, y si alguien me abrazase hoy se iba a hacer daño. Hoy pincho. Menos mal que a través de la interné no se perciben estas cosas (al menos físicamente)...
Besinos linda.