25 de noviembre de 2010

And that ain't good

A veces cuando duerme por la noche mengua. Ella no es muy consciente pero hay veces, no muchas, que se levanta mucho más pequeñita de lo que se acostó.
Otras veces desaparece y se vuelve invisible.
Esta mañana una vuelta de tuerca más... se levantó pequeñita e invisible.

Lo que suena en el iPod: I got it bad (and that ain't good)

6 comentarios:

a corderetas con mi alma dijo...

¡Joé, qué otoño llevamos, querida Norma!

Yo creo que pasar un día o dos desapercibida por el resto de los mortales no está mal, creo que hasta mola un poco. A no ser que te ignore también la gente más cercana a ti. Eso ya escuece...

Ya sabes...¡No dejes que te pisen!

Besines.

Norma dijo...

Pues sí Corde. Está siendo un otoño duro, duro.
De todas formas no es cómo te ven los demás sino cómo te sientes tú misma (que por otra parte probablemente no tenga nada que ver con cómo te ven/sienten los demás).
Sentirse pequeñita e invisible es muy triste, la verdad...

rombo dijo...

Interesante...muy interesante...

Norma dijo...

... y triste Rombo... y triste...

rombo dijo...

Mucha gente pone solamente la foto de sus ojos ya que quizás sea una parte que suele destacar del resto. En tu caso no es así. Tus ojos son increiblemente bellos, pero el resto, no se queda atrás...

(enviar,o borrar... enviar !)

Norma dijo...

¡¡¡Rombo, que me sacas los colores!!!

En fin, si supierais cuánto me canso de mi misma en estas épocas otoñales... qué pesadez, por dios.