14 de diciembre de 2010

Buenas costumbres... a tomar por saco

Ya os había contado que había vuelto a escribir cartas. Al final fueron dos.
Y ayer el cartero trajo devuelta una de ellas. Destinatario desconocido. Para él, claro. Porque yo sí que lo conozco.
A veces nos empeñamos en pensar que las cosas y las personas permanecen en los mismos lugares en los que estaban cuando sus vidas y las nuestras se cruzan.
Pero nada es lo mismo. Y mucho menos yo, que en estos tiempos de la interné me empeño en recuperar costumbres arcaicas...

3 comentarios:

rombo dijo...

Qué pena lo que cuentas... Al menos, parece que la otra ha debido de llegar...

Norma dijo...

Pues sí Rombo, una pena.
La otra ya veremos, que esa iba un poquito más lejos...

rombo dijo...

No desesperes y manda otras (a otros)... No abandones esta idea.