31 de enero de 2011

Fortuna

"Un día, una gitana amiga de su madre quiso leerle la mano y descubrió que no tenía línea de la fortuna. Corto [Maltés], entonces, se grabó una a su gusto con la navaja de afeitar de su padre, aunque no le gusta que nadie la vea."

Recomendación para principiantes: el corte debe ser profundo, si no, no sirve de nada.

8 comentarios:

rombo dijo...

Si el corte es muy muy profundo, ya mismo empezará tu día de fortuna...

(Norma, ¿esto lo leen niños?)

Norma Desmond dijo...

Ja, espero que no!!
Es verdad que esto suena un poco raro...

Anónimo dijo...

La novia del Corto se pasaba el día pensando en un nombre que nunca supo si le convenía... Me he acordado de esa canción, mira tú :-)

M

Norma Desmond dijo...

Madame, la estoy escuchando ahora mismo ;-)
Besos

Lord Palumbo dijo...

Cada uno hace su fortuna como puede. Con navajas o con cuchillos.

El malo de "Gilda" tenía un bastón con un resorte que, accionándolo, desplegaba un cuchillo en la punta.

- Un bastón así resulta muy útil.
- Es un amigo fiel y obediente. Guarda silencio cuando quiero que esté callado y habla cuando quiero que hable.
- ¿Esa es su idea de la amistad?
- Esa es mi idea de la amistad.
- Muy alegre su vida...
- Llevo la vida que me gusta.
- Es hombre de suerte...
- Yo hago mi propia suerte.

Grande Corto.

Norma Desmond dijo...

Grande!

Anónimo dijo...

Yo no me fío de los surcos de la mano. Para patrañas ya tengo a los políticos.

Una vez una gitana me auguró que pariría cuatro varones y le dije "¿Sí? pues te has quedado sin la voluntad. Hala".

Hombre, qué forma es esa de augurar, si además yo iba tranquilamente por la calle. Cuatro varones! y no dijo ocho de milagro.
La tía.

Un beso sin destino, Norma.

SUE.

Norma Desmond dijo...

Jajajaja, qué bueno Sue!