14 de enero de 2011

Intentando entrar de nuevo en el vestido...

Esta noche he soñado mucho otra vez.

En mitad de mi sueño me despertaba de nuevo en esta habitación.
Ha sido duro y extraño.
Ver esta imagen de nuevo ha sido... bufff.

9 comentarios:

rombo dijo...

Yo ahora que he dejado de tomar tantas olivas, ya no sueño tanto...

Norma Desmond dijo...

;-)

a corderetas con mi alma dijo...

¡¡¡La continuación más esperada de la blogosfera!!!
La habitación es increíble, supongo que da qué pensar. Nos quedamos así - :-( -, como con la sensación de no haber cerrado una etapa... ¿Nos ayudas?

Ainssss.

Lord Palumbo dijo...

Si la brisa mueve las cortinas, si el ruido de la calle no es más que un rumor de voces, si cuando atardece la habitación se llena de luz naranja, si a veces huele a mar, si la cama suena un poco, si la siesta es fácil, entonces... entonces no he estado allí nunca. ;-)

Pero sí que da qué pensar.

Norma Desmond dijo...

Corde, no sé si habrá realmente una continuación. Lo que sí es cierto es que la imagen y las sensaciones son recurrentes, así que algo habrá que hacer.

Palumbo, yo en realidad tampoco he estado allí nunca. Sí he despertado durante muchos años "en una blanca habitación, cálida y soleada..." ;-)

Sweet Audrey dijo...

Esa habitación invita a entrar. Y a salir. A respirar...

Los colores invitan. Mejor que las casa grises. Son feas y hay muchas.

Un beso

Norma Desmond dijo...

Sweet Audrey, bienvenida. Encantada de que te hayas pasado por mi casa.
Yo paso muchas veces por la tuya... de momento en silencio, pero me paso.
Besos

brujilla dijo...

La habitación, me encanta, los colores le favorecen, la luz que entra, acogedora... un lugar para perderse... y sueños todos soñamos una vida un poco mejor, o simplemente ser un poco más feliz... precioso tu espacio...
besos de bruji

Norma Desmond dijo...

Brujilla, muchas gracias y bienvenida!!
Esa habitación está muy, muy lejos:

http://nuncaendomingo.blogspot.com/2010/07/espacios-ya-no-me-sirve-el-vestido.html