9 de mayo de 2011

Que sí, que la vida son ciclos...

... que las cosas se repiten, las situaciones, las conversaciones, los sentimientos. Así que hoy tiro de archivo y re-publico una entrada de hace tres años. Mismo escenario, mismas personas, mismas mentiras y supongo mismo resultado.
Uy, si empiezo a re-republicar esto puede ser un no parar...

"... tú eres listuco, al menos siempre me lo pareciste. No puede ser que te engañen a ti también. ¿no lo ves? ¿por qué no lo ves?. Venga hombre, piensa un poco. Echa la vista atrás y ata cabos. ¿De verdad te has creído algo de todo lo que escuchaste? ¿de verdad piensas que esos besos son reales? ¿¿¿de verdad crees que te quiere???

Vaya, se me acaba de caer un mito. Pero te aprecio, me caes bien, qué le vamos a hacer. Así que no te lo repetiré ni una sola vez. Lo verás, algún día lo verás, seguro. Como lo vimos todos, es ley de vida.
Yo no te ofrezco nada mejor, en realidad yo no te ofrezco más que un cigarro a medias de vez en cuando, una copa, tal vez un abrazo si lo necesitas... a veces también imagino noches interminables enredados entre las sábanas. Como tú. como todos.
Ven, déjame que te abrace. No llores porque esa no era la intención. ¿Quieres un cigarro?, por favor, no llores... dame un beso."

3 comentarios:

A corderetas con mi alma dijo...

Mmmm, no sé, me dejas indecisa...

Que todo es cíclico... sí, eso cada vez es menos discutible.

Pero el resto del texto me deja un poco rota y no sé qué pensar.

El final?? Ese final lo conozco... Vaya que si lo conozco!

No sé, me dejas indecisa...

Sue dijo...

El círculo es un símbolo social. Sí, definitivamente la vida es un círculo, pero con cambios. Uno no es el mismo ante la misma situación que se da en dos momentos diferentes. Aunque a veces lo parezca. Pero sí, es un círculo.
Circuleemos.

Besos Norma.

Norma Desmond dijo...

Corde, Sue, la vida es un círculo, efectivamente. Y no, una no es la misma cuando la historia se repite... en estos casos una (vamos, yo) está literalmente hasta los mismísimos de volver a repetirlo todo. Y sabe que volverá a pasar otra vez y entonces estará más hasta los huevecillos... y así hasta que la cabeza estalle por combustión espontánea el día menos pensado...
Qué bonitos son los círculos, mare.
Besos