9 de junio de 2011

7:00 a.m.

- Despierta, despiértate de una vez...
- Déjame en paz, hoy no voy a moverme de le cama.
- Venga ya, has llegado hasta aquí, ya has pasado lo peor así que no dejes que te entre la flojera.
- No es flojera, estoy cansada y encabronada, y tú me estás poniendo de peor humor todavía.
- Ya, ahora voy a ser yo el que tiene la culpa, te estás portando como una niña caprichosa y eso, cariño, no creo que lo aguante mucho más tiempo.
- Pues ya sabes lo que tienes que hacer. 
- No me lo pongas tan fácil.
- Vete a la mierda.

(no soy la única con un mal despertar... esto se lo contaba una amiga a otra en el bus.)

6 comentarios:

Jota dijo...

Guauuu me ha encantado. No sé si lo oirías o no de verdad en el bus(en mi interior prefiero que no) pero me ha molado mucho. Me ha resultado muy fotogénico. Me molaría tener la capacidad de escribir cositas así, breves al lado de las fotos.
Gracias por comentar y enhorabuena por el blog. Me pasaré más a menudo. Salud y besos compañera.

rombo dijo...

Las 7:00 a.m. es mi hora mágica...

Norma dijo...

Jota, gracias por pasarte y bienvenido!!
A mi lo que me gustaría es sacar fotazas como las tuyas para acompañar estas entradas! jajaja.
Besinos

Norma dijo...

Rombo... la mía definitivamente no.
Si no fuera por obligación... jajaja. Prefiero mil veces las doce de la mañana!

rombo dijo...

Cuando dije esa hora pensaba en el momento mágico y único en el que publico en mi blog. En otras horas me costaría más. A las 7.00 me salen cosas... Cosas mías.
Beso.

Norma dijo...

Me lo imaginaba... ;-)