22 de junio de 2011

Cuando...

... uno se encuentra al límite por lo que sea que le haya pasado en un momento determinado de su vida (a estas alturas sería estúpido entrar a valorar lo que tiene y lo que no tiene importancia. Para ti lo tuyo y para mi lo mío), desarrolla la capacidad de CONSEGUIR, así, en mayúsculas, que todo, o prácticamente todo se la bufe.
Yo, que me quejo sin parar, que arrastro un estado de ánimo en general deprimente para el que lo comparte conmigo, que soy cansina, que siempre o casi siempre me duele algo, o me molesta algo, o alguien... lo que viene siendo un coñazo de persona... hoy estoy hasta los mismísimos. Al límite. Si.
Tanto tanto, que me la trae floja el mundo entero. Así que si alguien se siente ofendido... no lo siento, me da igual. Si alguien espera que haga o diga algo en concreto, que espere sentado. Puede ser que lo haga/diga pero de chiripa total.
No os crucéis en mi camino hoy.

5 comentarios:

A corderetas con mi alma dijo...

Idem, eadem, idem...

Norma dijo...

Corde... pues eso!

Anónimo dijo...

No me gusta verte así. Yo creo que tienes que parar un poco...
L.

rombo dijo...

Pues, yo acepto el reto, y me cruzo en tu camino. Total, me da igual todo...jajjajaaj.(como a tí)
Beso (mañana estarás mejor).

Norma dijo...

L. Supongo que sí.

Rombo, Rombo... no sabes lo que haces.