15 de junio de 2011

Eclipse

Érase que se era dos personas que se citaban en un cuarto las noches en las que había eclipse de luna (una excusa como cualquier otra). Tan excepcional y poco habitual, que conseguían así no engancharse demasiado y mantener  la excitación de las cosas que ocurren muy pocas veces en la vida. 
A las nueve de la noche, fuera verano o invierno se recibían con una sonrisa y cierto pudor, sin saber muy bien qué decir ni qué hacer. Acercaban primero sus copas de vino y después sus labios.
Suficiente. Necesario.
Uno de los dos espera impaciente a que llegue el año 2013... porque no habrá dos sino tres. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta noche se verían, no?
L.

Norma dijo...

¡Claro!
;-)

rombo dijo...

La mejor Norma que he leído hasta ahora... Ufff.

Norma dijo...

Gracias Rombo... la duda ahora es... ¿Llegarán al 2013?

Anónimo dijo...

El que no voy a llegar soy yo...