4 de julio de 2011

Momentos de felicidad absoluta... (II)

(Foto: Norma D.)
Entrada totalmente opuesta a la anterior. Del mal rollo al buen rollo.
Continuo con momentos de felicidad absoluta. Compartir alcohol y confidencias con amigas y descubrir de repente que se tienen taaaantas cosas en común no tiene precio.
El momento compensa la resaca.

6 comentarios:

rombo dijo...

Continuo con momentos de felicidad absoluta. Compartir alcohol y confidencias con amigas y descubrir de repente que se tienen taaaantas cosas en común no tiene precio.
El momento compensa la resaca.

(perdona, te he copiado. Es que siento lo mismo...jajaja, y así me resulta más fácil)

Un beso.

Tracy dijo...

Eso está bastante mejor.

Norma dijo...

Jajaja, Rombo!!!!
Tracy... pues la verdad es que si...
;-)

Sue dijo...

Cómo se nota que eres joven, a mi ya no me compensa nada la resaca. Me hago mayor para emborracharme y mi estómago todoterreno ya no aguanta tequilas ni copas-garrafón. Se ha acostumbrado a la suave coronita, a los ricos coctails y al buen vino. Una vez le di a probar a mi hígado un reserva y ya no quiere retroceder. Qué jodio.
Pero es cierto que hay momentos con las amigas, o con gente que recién conoces que no tiene precio. La vida, si te dejas, siempre te ofrece alternativas especiales.
Para eso no estoy vieja. Para disfrutar de la buena gente y los buenos momentos. Para eso no.

Un beso Norma y que siga la racha.

Sue dijo...

Ni para el sexo, claro.

Norma Desmond dijo...

Sue, yo lo hago mucho menos a menudo de lo que lo hacía (lo de emborracharme, se entiende).
Me gusta con determinadas personas. En otros casos prefiero mantener la cabeza despejada...
Con el paso de los años aprendemos a disfrutar de cosas que antes pasaban sin pena ni gloria.
Nos hacemos mayores, y eso, cada vez más, me gusta (a Norma Desmond le gusta esto ;-)
Besísimos