6 de septiembre de 2011

Me echo de menos...

Intenté poner distancia pero fue inútil. Me maldije, me odié. Traté de encontrar en otra persona que no era yo todo lo que me faltaba, y conocí entonces otros yo que no me gustaron.
Esperaba encontrar siempre, al final, algo de aquello que siempre me gustó de mi.
Eché de menos mis lágrimas, mi facilidad para meter la pata, el olor de mi piel.
Mis manos y mis ojos claros.
Así que volví con la cabeza gacha, me pedí perdón.
Me justifiqué y me di un abrazo.
He vuelto y ahora espero ser capaz de perdonarme.
Puede que así todo vuelva a ser sencillo de nuevo.

7 comentarios:

Sue dijo...

Yo a veces también.

(lindo post)

Besos.

noe dijo...

Curioso,tengo un escrito con el mismo título y creo que de alguna manera viene a decir algo parecido. Igual algún día me da por publicarlo en el blog.
Enhorabuena por perdonarte y por darte ese abrazo, si te has encontrado de nuevo es lo importante, a veces cuesta mucho más perdonarnos y querernos a nosotros mismos que a los demás.

Bss

Norma dijo...

Sue... Al final volvemos a lo que somos... No hay otra.
Noe, me encantaría leer tu escrito. Supongo que todo el mundo siente esto al menos una vez en la vida...

Besos lindas!

Tracy dijo...

... igual que antes me echaba de más.

Norma dijo...

Tracy, exacto!! Porque si tu no te das cuenta de lo que vale... ;-)

rombo dijo...

Interesante y magistral autoconsuelo... Norma eres grande; y además ves cosas que otros ni quieren ver, ni se atreven...
Beso.

Norma dijo...

Rombo, me he devuelto el abrazo así que parece que la cosa pinta bien.
Besos!