21 de noviembre de 2011

Norma, no hay quien te aguante

Vale, sigo con bloqueo. Pero he hecho una lista. Ya sabéis lo que me gustan las listas de cosas por hacer.
Escribirla me ayuda a recuperar la sonrisa, y las ganas de hacer cosas.
Me temo que una vez más puede ser que todo se quede ahí, en ese trozo de papel mal cortado, escrito a boli.
He hecho un par de llamadas, de las que estaban pendientes hace años.
Y salieron bien. Razonablemente bien.
Tengo otra llamada pendiente, de las de celebrar. Pero estoy esperando ese momento en el que me encuentre realmente bien, para poder transmitirle toda la felicidad que siento... que la siento.
Cuando la haga le explicaré el motivo de mi demora.
Recuerdo haber pensado que este no iba a ser un buen año hace ya unos cuantos meses,
y sigo pensándolo...
Ya queda menos.

16 comentarios:

rombo dijo...

Parece que algo bueno se vislumbra... Lo parece... Y si el año no es bueno, pues, lo que dices: ya queda menos. No tardes en dar esa buena noticia; te sentará mejor si la compartes. Y si, a Norma se la puede aguantar... (al menos yo si); pero entiendo que tu no puedas, jajaja.
Beso.

TORO SALVAJE dijo...

Yo te aguanto.
Sin problemas.

Besos.

Tracy dijo...

änimo y para arriba!!!

Norma dijo...

Bueno, sí. Puede que se acerque algo bueno, yo que sé. A ver si ventilo esa llamada estos días.

Toro, gracias.

Tracy, vamos!

Besos

Lisboa dijo...

Pues si, ha sido un año de mierda...

Norma dijo...

Lisboa... la tercera llamada, la tuya, la de celebrar, te la hago esta noche. ¿Un abrazo? sí, claro. Un abrazo.
Beso

Lisboa dijo...

¿Un abrazo? espero que las interrogaciones sean por el "Un" o la duda de más...si hoy nos quitan los abrazos...¿que nos queda?

Norma dijo...

Claro, la duda era si uno o un millón. Abrazos, como el del otro día, como los de siempre.
Te quiero mucho!

tina dijo...

norma...estamos a punto de empezar un año nuevo, sí que habrá que tratar de atender la lista, para en el nuevo hacer nuevas listas y nuevas llamadas y nuevo todo.

un besazo

Norma Desmond dijo...

Beso Tina.

Sue dijo...

No te adelantes a los acontecimientos y menos en negativo.
No te amargues de forma gratuita.
Echar de menos es parte de nuestra condición humana, si no echas de menos una cosa (un momento, una persona) echas de menos otra. Pero si no echaras de menos no disfrutarías de ese momento/persona cuando llega.

Hacer llamadas que estaban pendientes está muy bien, sobre todo para transmitir felicidad.
Necesitamos transmitir más felicidad. El mundo necesita aparcar su amargura y rescatar el amor.
¿En esa lista has anotado "amor"? ...
Tú tienes la fuerza y la voluntad (a parte del deber y el derecho) de hacer de tu año, de tu cada día, el mejor de los momentos.
No hace falta llevar la sonrisa externa puesta, basta con llevarla por dentro. Es difícil, pero nadie dijo que vivir fuera fácil y, aunque suene a demagogia, hay gente que está peor.

Para mi éste ha sido uno de los mejores años de mi vida. El año del despertar. El año de la conciencia. El año del trabajo común. El egoísmo individual ha cedido ante la presión colectiva y solo por eso ha valido la pena estar viva.
Mis penas, carencias y miedos siguen ahí, claro, pero les doy la importancia que merecen (la suficiente para que no me arrastren al fango del EGO una vez más). Al final creo que lo conseguiré.
Siempre hay que mirar más allá. Mucho más allá.

Besos, ánimos y nocilla :)

Norma dijo...

Sue querida, yo vivo en el fango del EGO directamente...
Que tenga un hijo me dicen, como si eso fuera a hacerme sentir mejor. Que no digo que no, no lo dudo, vamos. No hay nadie que tenga un hijo y luego se arrepienta.
Y niños van a crecer a mi alrededor, ya están naciendo, y nacerán pronto y a mi me encantará verles las caritas, y jugar con ellos, y felicitar a los padres...
Pero no, creo que esa no es la solución a mis problemas inexistentes. Porque precisamente son eso, inexistentes.
Gracias Sue, muchas. Menos mal que vienes de vez en cuando a poner un punto de cordura y a pararme un poco los pies porque si no...
Besos

Sue dijo...

¿Un hijo?
Perdona, pero la gente es idiota.

Un hijo no soluciona problemas ni te hace madurar. Un hijo debe llegar cuando no hay problemas y uno ya es maduro para afrontarlo. Un hijo no es un medio, es un fin. Se tiene un hijo porque se quiere y no porque "quieren" ellos, los otros, los que quizás hayan tenido hijos porque es lo que tocaba.
Muy mal consejo me parece a mi ese.
Un hijo, además, no hace disminuir el ego, puede incluso intensificarlo.
Un hijo es una persona y ya hay muchas infelices en este mundo. NO se trata de arrepentirse se trata de ser consecuente.
Bueno, si quieres un hijo para llevártelo de manifestaciones y ampliar fuerzas, vale, pero si no no :)
No en serio, lee a Tolle. Te gustará.
El Ego es nuestro peor enemigo.

Besis,

Norma dijo...

Lo peor es que te digan... ¿por qué no tienes un hijo? ¿o una mascota?
Claro, es lo mismo, lo mismo da no?
En fin...

Beso

noe dijo...

Totalmente de acuerdo con Sue respecto a los hijos.
Tan solo necesitas encontrar un punto en el horizonte, levanta la vista e intenta dirigirte hacia ese objetivo. No es facil, lo sé, sobre todo cuando se ve todo negro, pero estar pensando en lo desdichado que es uno y en que no hay nada más allá tampoco soluciona nada.
Haz listas de metas razonables y que te ilusionen, que sean como pequeños pasitos hacia algo más y estoy segura de que a medida que vayas consiguiendo pequeños objetivos te irás sintiendo mejor.
Y haz llamadas y visitas, aunque no estés bien. Esforzarse por los demás nos ayuda a "perder" nuestro ombligo de vista durante un momento y a veces es lo mejor que nos puede pasar.

Pd.- Me ha salido un comentario rollo, espero que me perdones. :-)

Norma dijo...

Noe, bueno. El comentario de los hijos no hay por dónde cogerlo. Lo puse porque me quedé tan con cara de imbécil cuando me lo soltaron que no podía dejarlo pasar. Y si conociéseis a la persona que me lo dijo alucinaríais del todo...
Tengo una amiga, en la otra punta del planeta a la que también se lo dijeron alguna vez.
Levantar la vista, de eso se trata. Sí. Levantar la vista.

Besos, muchos.