12 de enero de 2012

Yo ya no me creo nada

Volver a los horarios y al trabajo puede ser una auténtica bendición. Y lo es, vaya si lo es.
Porque ya está bien de descontrol, comidas que acaban en cenas, cenas que provocan pesadillas, beber, amanecer casi al mediodía... que digo yo que bastantes sobresaltos tengo ya a lo largo del día así, de normal.
Junto a las buenas noticias, que cada vez son menos, también las malas. Personas cercanas que se quedan sin trabajo, cada día uno al menos, amigos a los que no sabes ya ni qué decir, porque se ha convertido en una letanía que repites un día, y otro, y otro. Malas noticias para la cultura, también. Aquí más amigos que se quedan en el paro. Por el medio enfermedades varias, a escoger. El muestrario cada vez más amplio. Y tú que das gracias a quien corresponda por levantarte cada día para ir a trabajar... y sano encima. Pero esa alegría dura poco. Desde la ducha al coche más o menos, cuando enciendes la radio, o lees el periódico o te llega el primer mensaje mañanero al móvil. Otro más. Pero qué es esto...
Cada vez más descreída, y encabronada. No me gusta un pijo, y encima lo alimento con mimo cada minuto: cuanto más enfadada más encabronada por estar encabronada... así hasta donde llegue, que digo yo que algún límite habrá... vaya mundo. 

9 comentarios:

Tracy dijo...

¡Vaya mundo!, que lo paren que me bajo, que diría Mafalda.

Sue dijo...

Convierte ese enfado y ese descredito en indignación y adelante! Venga, te mando un chiste
http://www.publico.es/espana/416513/el-obispo-de-cordoba-anima-a-huir-de-la-fornicacion

Norma dijo...

Tracy, yo me voy a bajar también...
Sue, lo que nos faltaba... ;-)

Besos

Anónimo dijo...

Ya, ¿Y qué problema tienes tú? que yo sepa tienes una mesa y una silla para toda la vida ¿No?

Norma dijo...

Vaya por dios. Venga, y ahora remátame con un comentario tipo "tu sueldo lo pago yo" para quedarte tranquilo/a del todo...
Vaya nivel, amiguín o amiguina, vaya nivel...

noe dijo...

Malos tiempos, tal vez sean necesarios para que aprendamos a valorar lo que tenemos y solidarizarnos con aquellos que lo pierden todo.

Norma Desmond dijo...

Noe, espero que al menos nos sirvan para algo...
Beso

Anónimo dijo...

Vaya, a Anónimo se la suda lo que pase en el mundo, genial, así nos va. Cuando tengamos que movilizar a la gente que tiene silla pa toda la vida, esperemos que Anónimo se levante (si quiere, faltaría más).

M

Norma dijo...

M, me temo que no.
Que no se levantará.

Un besín