10 de septiembre de 2012

Evidencia

La niña invisible no da problemas,
nunca se enfrenta,
no es respondona.
La niña invisible siempre agrada,
sonríe, y da las gracias.
La niña invisible se pregunta para qué sirvió todo eso.
Para nada.
Hoy es más invisible que nunca.


6 comentarios:

Lisboa dijo...

Pero hay una pócima secreta que te hace visible, tanto o más efectiva que la que te hace invisible. Hay que beberla de un solo trago y gritar a continuación lo primero que te venga a la cabeza, no falla, a partir de ahí serás visible siempre que quieras. Eso si, es recomendable tener a mano la pócima de la invisibilidad...por lo que pueda suceder.

Norma dijo...

Lisboa... parece tan fácil...
Un beso

Anónimo dijo...

Y yo te mando un beso y un abrazo reconfortante de los que tanto te gustan.
Bs
E.

Norma dijo...

Gracias E.

Sue dijo...

Hay un gilipollas cantando el himno de la selección española y no me concentro... en fin.

Si la niña es invisible en realidad lo tiene facil: puede dar ostias sin que la vean.

Besos.

Norma dijo...

Sue... visto así... ;-)
Un beso