13 de septiembre de 2012

Legado

No es cuestión de echarle la culpa al otoño, ni al final de las vacaciones, ni a que haya menos horas de luz.
No es cuestión de recrearse en los miedos y fobias, en las inseguridades y en las pequeñas cosas que no se han sabido resolver a lo largo de la vida.
No es cuestión de buscar soluciones a corto plazo, como hasta ahora. Ni de mirar para otro lado, ni de hacer como si no existiesen. 
Es, sin más, el resultado de la carrera de fondo que ha sido la vida hasta hoy... 
Es no estar entre los diez primeros.

8 comentarios:

Tracy dijo...

Lo importante es llegar, como en los viajes.

Lord Palumbo dijo...

Tómatelo como una sucesión de carreras de diferentes distancias.

Hay carreras que merecen la pena, otras son una pérdida de tiempo (y sin embargo corres).

Seguro que en más de una y de dos y de tres... has quedado entre los tres primeros. Incluso la primera. Bueno, tan seguro como que yo sé de una que has ganado.

Norma dijo...

Tracy, es cierto... pero a veces también se llega a donde no se debe...

Norma dijo...

Palumbo... gracias por la confianza. Hoy, estos días, la solución a todo parece estar en cierta isla blanca y azul, con un huertito, dos gatos y una botella de ouzo.
Beso

Lord Palumbo dijo...

Estos días me imagino que estarás centrada en una o dos carreras que no te fueron bien. Pero hay muchas más. Ánimo.

Esa isla nunca desaparece.

Y como dijo Anacleto de Folegandros (pastor griego del S.XII a.c.): "El que nada duda, nada sabe".

Norma dijo...

Gracias Palumbo.
Bs

eva dijo...

Pero es cuestión de no estar entre los 10 últimos que no llegaron.
Hay que llegar, siempre, sea como sea y aunque no sea como tú querías.

Norma dijo...

Sí, hemos llegado y estamos aquí. Al menos estamos aquí.
Un beso